Evita que la emoción de cumplir el sueño de la casa propia te distraiga de revisar cada detalle. Por ello, antes de  firmar el acta de entrega tienes que verificar si el departamento que compraste cuenta con todo lo que te ofrecieron.

La finalidad del acta de entrega es dejar constancia de la cesión física del inmueble y también -según señala la abogada Marybell Jara, de Estudio Linares Abogados- sirve para dar la conformidad de las condiciones en que se está recibiendo la vivienda. En caso de encontrar alguna irregularidad, es necesario detallarlo en el documento y especificar la solución que se dará y el plazo en que se subsanará.

Se debe constatar, por ejemplo, que los acabados usados no sean de menor calidad que los ofrecidos, que las paredes y techos no tengan rajaduras, que los muros no presenten humedad, que las puertas sean del material prometido, y que las dimensiones de los ambientes concuerden con lo que especifica el contrato de compra-venta.

Precauciones

La abogada Marita Cervantes, de Cervantes Consultores Inmobiliarios; y la arquitecta Valerie Viñas, de Praxis Perú, recomiendan adjuntar a este último documento la lista de acabados entregada por la constructora. “Se deberá especificar, por habitación, el tipo de acabados que se instalarán, la marca, color y país de origen”, señalan.

Agregan que, por lo general, los acabados tienen un año de garantía. En caso de que los inconvenientes no sean solucionados, es posible acudir a Indecopi y solicitar que se apliquen las medidas correctivas correspondientes. También “se puede iniciar un proceso civil en el cual se requiera que el vendedor reduzca el precio del inmueble debido a los desperfectos encontrados, la subsanación de los mismos, o la resolución del contrato en caso de que al comprador ya no le interese quedarse con la propiedad”, afirma Jara.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas: