¿Quieres vender tu casa pero no sabes exactamente cuál es el proceso? A continuación te damos unos pequeños consejos.

Es normal que aparezcan las dudas o temores frente a una operación de tal envergadura, sumado a la segura tristeza de alejarse del inmueble en el que vivimos quizá muchos años, pero estas cosas no deben nublar nuestra mente. Es preciso tener los ojos bien abiertos para que la venta de nuestra casa sea exitosa, siguiendo correctamente todo el proceso.

“Lo primero, como propietario, es saber cómo está mi propiedad en Registros Públicos, si tiene o no una hipoteca, si todo está saneado”, señala Alan Roif, director regional de RE/MAX Perú, quien agrega que “también hay que saber qué me motiva venderla y si todos en casa quieren venderla o no, para evitar conflictos”.

“No debemos perder de vista nuestro principal objetivo: vender lo más rápido posible, al mejor precio posible”

Un segundo paso, indica Roif, es contar con la asesoría de un agente inmobiliario, sobre todo para la siguiente parte del proceso, que implica pagar ciertos impuestos y que puede resultar todo un trámite engorroso. Pero, ¿cuáles son estos impuestos?

El principal es el impuesto a la renta, que puede ser de 5 % o 30 % sobre el valor de la transferencia. Si la propiedad fue adquirida antes del año 2004, no tenemos que pagar dicho impuesto. Los otros pagos son por los conceptos de arbitrios e impuesto predial: éste último debe ser cancelado por todo el año, si es que la venta se da a inicios del mismo.

En esta etapa, ya debemos haber definido el precio de nuestro inmueble. Una buena forma de hacerlo es buscar referencias y averiguar en la municipalidad el tipo de uso de inmuebles de nuestra zona. Aquí, un especialista, como un agente inmobiliario, nos puede ayudar en la tasación final de nuestra vivienda.

Por último, con precio y papeles en regla, es obvio que recibiremos visitas de posibles compradores. Por ello, si queremos vender bien y rápido, que es lo ideal, nuestra casa o departamento debe lucir impecable para causar una buena impresión. Esto implica pintar las paredes y que todo el mobiliario esté ordenado, para que no nos cueste mucho.

Con todo esto, como dice Alan Roif, no debemos perder de vista nuestro principal objetivo: vender lo más rápido posible, al mejor precio posible.

Etiquetas: , , ,