Si de decoraciones se trata y quieres impresionar a quienes visiten tu hogar, esta es la tendencia que sí o sí debes aplicar en tus espacios. Entonces, ¿cómo lograrlo? Aquí los detalles.

Los claves:

Menos es más: este estilo se caracteriza por mostrar menos muebles, poca decoración, pocos colores, para que así haya más espacio para un respiro visual. Abundan las líneas rectas. Para lograr este concepto, tus espacios deben ser amplios, luminosos y altos.

Colores suaves: uno de los focos principales del estilo minimalista, es que este guarde cordura con los colores Es así, que se debe utilizar neutros y pasteles. Eso ayudará a que tu casa se vea iluminada, sobrio y elegante.

Muebles: al momento de escogerlos, también hay que considerar solo las de formas geométricas puras, rectas y de material noble como cemento, cristal, piedras o madera. En cuanto a su altura, éstas deben ser bajas y anchas.

Cortinas y alfombras: al igual que los colores de la pared, éstas también deben guardar sobriedad. Los colores neutros son la mejor opción. De preferencia tela rústica o con lino. En estos casos, es mejor evitar los estampados o figuras étnicas.

Adornos: deben ser escogidos con mucho cuidado, pues lo que tratamos de evitar son las saturaciones. Tanto en los colores como en las formas. Siempre deben ir acordes con los matices de las paredes. El principal objetivo es que no se pierda la macronomía.

Y tú ¿ya te animaste?

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:,