El tono dorado ha regresado para sentirse con más fuerza y lograr que los ambientes adquieran un toque de elegancia y glamour. Esta tonalidad puede plasmarse en las paredes, los tapices y los accesorios.

Si deseas darles solo una pincelada de dorado, puedes lucirlo teniendo de fondo tonalidades  neutras, como blancos, cremas y grises, pues al inclinarse hacia el amarillo se utiliza como un acento de color. En un espacio de estilo moderno puedes exhibirlo en la bases de mesas de centro y auxiliares, las que deben tener una apariencia ligera y lineal. Es posible acompañarlo por una lámpara de pie o de mesa, o cojines.

La estrella del lugar

La arquitecta Melissa Fernández refiere que puede estar en piezas que desees destacar, como un sofá, una gran luminaria colgante o el marco de un espejo de grandes dimensiones. Si quieres otorgarle una apariencia más sobria, lo apropiado es que te inclines por los metales de acabados satinados, pues otorgan brillo al ambiente, pero sin recargarlo.

De buscar algo más osado y glamoroso, puedes vestir la pared más importante del ambiente con un papel mural que exhiba una trama dorada mate y complementarlo con sofás que luzcan brazos y patas del mismo tono. Fernández explica que en espacios masculinos puede colocarse un toque mínimo de dorado teniendo de fondo colores como azul ultramar o negro.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:,