Los días son más soleados y es el momento ideal para llevar el espíritu del verano a tu hogar y darles una apariencia más fresca a tus ambientes.

El arquitecto Óscar Santa María dice que lo apropiado es que las paredes adquieran un tono claro. “Puede ser blanco humo, ivory o perla. Nunca uses beige, porque le da un aspecto otoñal al espacio”, indica.

decoracion-veraniega-urbania-pe

También es posible optar por tener todo de blanco, es decir, muros y mobiliario (sofás, mesas y repisas). Pero si quieres un toque de calidez, incluye elementos de madera natural, como marcos de cuadro, adornos o pequeñas mesas.

La paleta ideal

La interiorista Johanna Tresierra precisa que también debes incluir, a manera de acento, “tonos fuertes como turquesa, amarillo, mostaza, azul; o inclinarte por estas tonalidades, pero en una paleta de pasteles”.

decoracion-veraniega-2-urbania-pe

Por ejemplo, las paredes y los sofás pueden lucir una tonalidad clara; y los cojines, lámparas, cuadros o alfombras que estos tengan, un color turquesa o mostaza.

Si tu alfombra es de lana natural de oveja, llama o alpaca, no es necesario que la cambies, pues no produce calor. No obstante, si deseas proyectar una ilusión más fresca, es posible optar por una de fibras naturales, como yute o ratán.

decoracion-veraniega-3-urbania-pe

En la sala, la alfombra debe llegar hasta por lo menos 20 cm debajo de los sofás, y en el comedor se recomienda que se extienda aproximadamente 60 cm alrededor de la mesa.

En cuanto a los pequeños detalles, Santa María aconseja utilizar al mínimo los adornos de metal. Es preferible reemplazarlos por piezas de mimbre o ratán. Si buscas un toque de color, escoge flores de tallo corto, como las hortensias, pues las especies altas se asocian con invierno o inicios de otoño.

En la próxima edición: consejos para renovar tu cocina.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:,