Logre ambientes modernos y diferentes combinando estos tonos de contraste. Puede aplicarlos en la pared y en el mobiliario.

Son opuestos y capaces de darle a cualquier espacio una apariencia moderna y elegante. Combinar el blanco y el negro nunca tiene pierde; por eso, le decimos cómo integrarlo a su decoración.El arquitecto Guillermo Velezmoro refiere que el blanco se viene usando desde hace muchos años como base o fondo en paredes, techos y pisos, y el negro como discretas pinceladas de color. Actualmente, este último ha ganado terreno y llegado a ser, en algunos casos, un tono predominante en los ambientes.

HOGAREÑO. Una alfombra con ambos colores logrará un ambiente acogedor. FOTO: SEYO

HOGAREÑO. Una alfombra con ambos colores logrará un ambiente acogedor. FOTO: SEYO

“Cada tonalidad aporta una característica definida a la decoración. Por ejemplo, el blanco transmite limpieza y pureza, en tanto el matiz oscuro le da elegancia y formalidad. Combinar ambos puede dar soluciones frescas, incluso glamour”, indica el profesional.

La arquitecta de interiores Fátima Sousa comenta que si existe una buena iluminación en la sala, puede pintar de negro todas las paredes o darle protagonismo a un solo muro, otorgándole este color. Asimismo, agrega que puede aplicar un papel decorativo con diseños geométricos o de rayas que tengan ambas paletas.

BUENA MEZCLA
Si la estancia es oscura, juegue con mobiliario de tono opuesto para que destaque y cree un contraste pronunciado. No obstante, si el espacio es blanco, es posible colocar muebles oscuros, o intercalarlos en ambos tonos. Las mesas de centro pueden ser de vidrio y acero o de color entero. Una buena alternativa es pintarlas con poliuretano o acrílico, así logrará una apariencia más moderna. Si busca algo más rústico y con un aire cálido, adquiera una de madera o de fibra natural, y coloque como acentos de color, pequeños detalles, como floreros, libros y lámparas.

ACABADO. Las mesas pueden pintarse con poliuretano o al duco. FOTO: JAIME GIANELLA / DISEÑO SUZANNE BARRÓN.

ACABADO. Las mesas pueden pintarse con poliuretano o al duco. FOTO: JAIME GIANELLA / DISEÑO SUZANNE BARRÓN.

Esta tendencia se puede extender a los dormitorios de grandes y chicos. Por ejemplo, “es posible usar el blanco en todas las paredes, en el mobiliario y en el juego de cama, y poner toques de negro en elementos decorativos, como cojines, marcos de espejos, lámparas y pies de cama”, dice Sousa.

Si desea algo más lúdico, pinte imágenes en los muros. En el caso del cuarto de pequeños, anímese a hacer estrellas, árboles o círculos de distintos tamaños. Para darle un toque funcional, utilice pintura pizarra para que hagan sus dibujos. Con un poco de imaginación, logrará espacios únicos.

Etiquetas:, , ,