¿Se te ocurriría pintar de negro tu sala o comedor? Pues, este tono puede darle personalidad, elegancia y una cuota de teatralidad a cualquier ambiente de la casa. Asimismo, puede ser el fondo perfecto para exhibir un cuadro o un espejo.

No obstante, hay ciertas condiciones que debe reunir el ambiente antes de aplicar la pintura o el revestimiento de esta tonalidad. El arquitecto Gonzalo Valega Rey señala que “por lo general, es preferible exhibirlo en recintos amplios y bien iluminados, pues absorbe demasiada luz y puede reducir visualmente el lugar”. La estancia debe medir como mínimo 16 m2 y contar con ventanas o mamparas de vidrio que provean de luminosidad el lugar.

Si temes que la pared luzca demasiado pesada, tienes la opción de colgar un espejo o un cuadro de gran tamaño, así el muro se percibirá como un gran fondo para estos elementos. De optar por la primera pieza, asegúrate de que refleje un área verde (jardín o parque) u otro muro pintado de una tonalidad clara, como el blanco.

Combinación perfecta
Este color también puede acompañarse de paredes revestidas con otros materiales. Para darle un toque industrial, compleméntalo con cemento pulido o ladrillos expuestos; este último aporta calidez al espacio. De desear un escenario rústico o uno nórdico, cubre los muros con madera clara, como pino americano o bambú.

La interiorista Kathy Cárdenas aconseja emplear mobiliario de tonos que contrasten para que destaquen en el fondo oscuro. Estos pueden ser claros, como blancos, grises, cremas o beiges. En el caso de utilizar madera, es preferible optar por especies claras.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:, ,