Tienen el poder de refrescar el look de tus ambientes sin hacer grandes cambios en el mobiliario. Los acentos de color le dan pinceladas de vida y energía a la decoración. La arquitecta Carla Cruz explica que se llaman así porque se utilizan en una proporción menor que los tonos neutros (blanco, negro, gris). “Por lo general se recomienda aplicarlos en el 10 % o 15% del ambiente para no saturarlo”, indica. Estos tonos pueden ser rojo, azul, amarillo, naranja o verde, y pueden ser plasmados en una intensidad fuerte o en una paleta más suave.

Screenshot_2

Piezas esenciales

La arquitecta Shirley Encarnación refiere que están presentes en accesorios como cojines, adornos, macetas, pinturas, lámparas, cortinas, ropa de cama, butacas, sillas o alfombras, e incluso en las tapas de los libros.

Screenshot_1

Para lograr un toque más chic o elegante, los acentos de color pueden ser metales de tono bronce, cobre o dorado. Es posible lucirlos en candelabro, escultura, plato, mesa auxiliar.

Screenshot_4

¿Cómo lograrlo?

Para saber qué colores puedes aplicar, necesitas partir de un elemento que tenga más de un tono, por ejemplo, un cojín anaranjado y rosado. Esto te da la licencia para replicar ambos colores por separado en diversos accesorios. Quizá puedas agregar una mesa auxiliar, un florero o una lámpara que sea completamente anaranjada o rosa. Ahora, que ya sabes cómo aplicarlos, anímate a darle color a tu hogar.

 Screenshot_3

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:, ,