Rompe con los clásicos tonos pastel y crea un espacio único para tus pequeños usando estas tonalidades neutras completamente opuestas.

Son dos tonalidades que se adaptan a cualquier decoración y crean el fondo perfecto para diferentes espacios. La combinación de blanco y negro también funciona para vestir el cuarto de una niña y un varón, indica la interiorista Fabiana Hoy. “El color blanco debe predominar para que el espacio luzca iluminado, sobre todo si el dormitorio es pequeño”, aconseja Hoy. El tono más oscuro puede ir como acento. Por ejemplo, puedes pintar tres paredes de tono claro y en la cuarta aplicar pintura pizarra negra, así esta te servirá también para hacer dibujos. Un galón rinde aproximadamente 40 m2.

 

Tramas en negro

Otra alternativa es pegar papel decorativo que tenga tramas o figuras negras de rayas, círculos, triángulos, gotas, árboles, aves, etc. Este también debe ir en una ola pared. Antes de adherir el papel comprueba que la superficie se encuentre libre de polvo y grasa. La arquitecta Shirley Encarnación señala que también es posible “pintar toda la habitación de blanco y colocar vinilos decorativos negros. Puede ser una pared llena de estrellas negras o alguna otra figura o animal que se repita”. Los acentos de color negro también pueden estar en na alfombra, cojines, en los jaladores de la cómoda, en la opa de cama, veladores, sillas o repisas. El mobiliario puede ser de madera clara, como el pino americano, o estar pintado de blanco. Dale un acabado brillante con gloss, acrílico o poliuretano. Los tres se aplican con soplete. A este espacio puedes darle uno o dos toques de color. Si quieres lograr un contraste, usa un tono fuerte, como rojo, verde o turquesa, en detalles como lámparas, marcos de cuadro, cojines, entre otros.

..

HAZTE  FAN DE URBANIA…

Etiquetas:,