Por su textura y tonalidad ocre, los ladrillos tienen la propiedad de generar una sensación de calidez en los ambientes. Además, son una buena herramienta para acentuar distintos estilos, como rústico, nórdico e industrial.

Screenshot_1

La arquitecta Carla Cruz refiere que entre los modelos decorativos está el rococho, que tiene una forma ligeramente irregular y viene en diferentes tonalidades. También es posible encontrar ladrillos para enchapar, que tienen solo 1,5 cm de espesor.

Para que se perciba como un acento decorativo, se recomienda lucir los ladrillos en una sola pared. Al momento de instarlos, es importante cuidar que la mezcla (cemento, arena y agua) no se rebalse y manche las piezas, y que las hileras queden derechas. Lo último se logra colocando una línea guía (pabilo fijado horizontalmente de pared a pared).

Screenshot_2

A tu estilo

Si buscas una apariencia industrial, las otras paredes pueden ser de cemento pulido. Complementa el espacio con mobiliario de madera y de metal (en su color natural o pintado con gloss de tono negro), como mesas, consolas o repisas. En cuanto a los sofás, puedes optar por los de línea recta, que pueden ser de cuero o cuerina, para otorgar mayor calidez.

Screenshot_3

Si vas en pos de un toque rústico, incluye en la decoración piezas de madera, como mesas que luzcan tablas gastadas (que las vetas se puedan sentir al tacto) o de troncos. Las fibras naturales, entre ellas el ratán y el mimbre, pueden lucirse en lámparas de techo y en cestos.

Por otra parte, si buscas un aire vintage, pinta la pared de blanco, déjala secar y luego lija algunas zonas del muro para que se sienta la apariencia envejecida. Puedes usar mobiliario clásico pintando del mismo tono o de colores pasteles, como verde o rosado.

 

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:, ,