¿Tienes una sala reducida? No te preocupes. Las interioristas Úrsula Martínez y Fabiana Hoy te dan las claves para engañar la vista y hacer que amplias.

Hoy indica que lo primero que debes tener en cuenta es aplicar los tonos que reflejen mejor la luz, como los claros, pues estos proyectan mayor amplitud. En las paredes usa blancos, cremas, grises o pasteles de tu casa.

El principio de luminosidad también se aplica en al piso; por ello debes optar por revestimientos de colores claros. Puedes emplear porcelanatos o cerámicos. Mientras más grande sea el formato de las piezas -mínimo 60 x 60 cm- se generará la sensación de un ambiente más grande. Si buscas un material que transmita calidez, inclínate por los porcelanatos y laminados tipo madera, o la madera natural de apariencia clara, como el bambú.

Amplitud instantánea

Martínez Korswagen señala que otro recurso es el espejo. Con él, se puede reflejar la luz y brindar profundidad. Ubícalo de preferencia en la pared principal del ambiente, frente a una ventana o a un muro blanco.

En cuanto a los muebles, “el mobiliario básico para una sala pequeña debe constar de un sofá, dos butacas, una mesa lateral y una mesa de centro”, aconseja Martínez. También es posible colocar una banca, dos bancos o dos sillas de diseño estilizado, como las Eames, Panton o Bertoia.

La mesa de centro puede ser de materiales como el vidrio y el acero, también de madera pintada o de MDF blanco, para que se perciba más liviana. El toque final lo da la alfombra. Opta por una de patrones geométricos, pues da la sensación de profundidad.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:, ,