Un recorrido por todos los espacios de una de las mansiones más exclusivas en Los Hamptons, a dos horas de Manhattan, Nueva York. Hablar de esta zona es referirse a casas de lujo y con puro glamour. El alquiler de estas viviendas cuesta 3 mil dólares a la semana. Es todo un paraíso residencial.

La mansión tiene 2.500 m2, tiene más de dos hectáreas de jardín, una piscina de 200 m2, siete habitaciones, seis baños, cinco terrazas, salones de lectura y una cocina de 100 m2. Es la morada de una coleccionista de telas antiguas, por eso el arte se respira en cada metro cuadrado.

Todos los pisos son de nogal blanco y los techos están cubiertos con molduras de líneas clásicas. La zona más llamativa es la sala, la cual se encuentra al centro de la casa y está rodeada de esculturas y muebles finos. Otro espacio original es el cuarto de estudio, diseñado con un estilo inglés.

Fuente: Decasa

 

urbania17