La arquitecta italiana Teresa Sapey hace un recorrido por toda su casa y muestra cada rincón lleno de vida y color.

Sin lugar a dudas, esta vivienda tiene un poco de todo. No faltan los objetos utilitarios ni  las piezas coloridas y de diseño. La arquitecta italiana Teresa Sapey ha diseñado espacios cargados de emociones, ya que en todos los rincones hay herencias familiares y piezas que cuentan historias.

Esta casa de los años treinta posee ambientes amplios, techos altos y elementos clásicos. La planta principal se distribuye en una sala de estar, un salón y un comedor. Los objetos imponentes son piezas claves, por eso Sapey decoró el estar con un gran mueble de líneas originales y una lámpara de pie de tamaño único.

El comedor destaca por su versatilidad: tiene dos zonas que aparentan una independencia total, debido a las dos mesas (una blanca y otra negra) que llevan una fotografía gigante en toda la superficie. Sapey dispuso dos comedores en un solo ambiente, porque cada uno emite la historia de los habitantes. Al centro del ambiente se ubica un cuadro del siglo XXI de arte proyectado y con movimiento, y otro del estilo pop, los cuales le dan un toque magnífico de color a este espacio.

En la sala también destacan cuatro jarrones de diferentes tamaños y con mucho color, ambos confieren la dosis perfecta de vivacidad a este ambiente.

¡Continúa recorriendo toda la casa con nosotros!

 

Fuente: Canal Decasa

 

urbania19