El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) informó hoy que la tasa de alquiler de viviendas en Lima es cercano al 12% y es la segunda más baja de la región de América Latina y el Caribe.

“Aunque América Latina y el Caribe es una región de propietarios, el alquiler continúa siendo significativo, y se puede observar que uno de cada cinco hogares de la región alquila su vivienda”, señala el estudio “Se Busca Vivienda en Alquiler”, publicado hoy por el BID.

Esta proporción ha venido aumentando desde la década de los ‘90 en países como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Uruguay.

“No obstante, existe un amplio inventario de unidades desocupadas que podrían ayudar a paliar el déficit habitacional”, dijo el BID, al mismo tiempo que reveló que en América Latina, alrededor de 54 millones de familias, o 37% de los hogares de la región, sufren algún tipo de carencia habitacional.

La mayoría padece de problemas como hacinamiento, falta de servicios básicos, construcción de mala calidad o tenencia informal. Además, unas 9 millones de hogares carecen de vivienda o habitan unidades inadecuadas o irreparables.

Ciudades que alquilan
El informe del BID señala que las cinco ciudades de la región con mayores índices de alquiler son Bogotá, Santo Domingo, Cali, Medellín y Quito, donde más de 35 por ciento de los hogares alquilan su morada.

Mientras que Lima se ubica en el puesto 40, con un índice de alquiler cercano al 10%, por encima de ciudades como Belém en Brasil y Managua en Nicaragua.

“Contrariamente a lo que ocurre en países más desarrollados, en la región el alquiler no es una opción restringida a los más pobres”, comentó Andrés Blanco Blanco, especialista senior en Gestión Fiscal y Municipal del BID y coautor del estudio.

Si bien la tasa de propiedad ha crecido aceleradamente durante la segunda mitad del Siglo XX, en números absolutos los hogares que viven en alquiler han aumentado en las últimas décadas en la mayoría de países de la región.

El informe menciona que el número de hogares que viven en alquiler en el Perú pasó de 2.5 millones en 1980 a 980,000 en el 2007.

“De hecho, en algunos países de nuestra región la tendencia a alquilar aumenta con los ingreso de los hogares y en otros está concentrada en los segmentos medios. Esto se explica por las altas tasas de informalidad de la vivienda, que permiten a familias de escasos ingresos acceder a la propiedad, aun cuando no sea de la mayor calidad o la mejor ubicación”, agregó.

La preferencia por el alquiler está asociada a ciertos grupos sociales: quienes más alquilan son los jóvenes, los divorciados y los inmigrantes. El tipo de hogar es también relevante. Las familias extendidas y los viudos alquilan menos que las familias nucleares, mientras que los hogares unipersonales y quienes cohabitan alquilan más.

Dependiendo del país, un joven de 25 a 34 años es entre tres y ocho veces más proclive a alquilar su vivienda en comparación a un adulto mayor. Más aún, un joven de 15 a 24 años es de cinco a 14 veces más proclive a alquilar que un adulto mayor.

La vivienda en alquiler ofrece ventajas importantes porque tiende a concentrarse en zonas más centrales, densas y consolidadas. También se adapta mejor a las preferencias de ciertos grupos sociales y es funcional a un mercado del trabajo que exige movilidad.

“Lo que este estudio propone es abrir una veta nueva, no explorada, en políticas de vivienda”, explicó Vicente Fretes, jefe de la División de Gestión Fiscal y Municipal del BID y también coautor del informe.

(Fuente: gestion.pe)

Etiquetas:, , , , , , , ,