Inmobiliarias chilenas esperan nuevas señales de la banca para flexibilizar las condiciones crediticias y retomar sus proyectos de vivienda orientadas a segmentos medios de la población.

Una reciente publicación de Diario Financiero de Chile da cuenta de la situación de las inmobiliarias chilenas que operan en Perú, las cuales se ven enfrentadas a una regulación más restrictiva en materia de créditos hipotecarios por parte de los bancos y obligadas a detener sus proyectos inmobiliarios dirigidos sobre todo a la población de menores ingresos.

Firmas como Imagina, DLP, Paz, Armas, Fundamenta, Enaco, Arteco, Besalco y Echevarría, detalla la publicación, han sido testigos del cambio de las condiciones en el mercado inmobiliario peruano y solo esperan que la autoridad flexibilice la normativa en relación a los préstamos para adquirir inmuebles.

¿Pero cuáles son estas restricciones? El hecho que los bancos ya no brindarán créditos a las personas que no tienen empleos formales. Si antes se pedía a una persona que demuestre tener tres meses de sueldo, ahora se le exige ocho. El efecto se ha comenzado a ver desde inicios de este año, sobre todo en resultados y decisiones de inversión de las inmobiliarias del vecino país del sur.

Paz Corp., por ejemplo, anunció, en el tercer trimestre de este año, el congelamiento de la construcción de 733 lotes de casas hasta que el mercado ofrezca mejores condiciones a los usuarios. En tanto que Armas Doomo, que pretendía dirigir casi un 40 % de sus ventas al sector de ingresos medios, ha detenido dicho negocio hasta esperar una nueva postura del gobierno peruano.

Según detalla Diario Financiero, fuentes inmobiliarias chilenas señalan que “el mercado peruano en estos segmentos se empezó a parar, lo que hará que el déficit habitacional vaya en aumento y se transformará en un problema social y político”. Aunque también aseguran que aún no están perdiendo dinero.

Encuentra más noticias en el blog de Urbania.pe.

Vía Diario Financiero / Foto: gestion.pe

Etiquetas:, , ,