Los ruidos molestos son el primer causal de conflicto entre los propietarios de un edificio. Ali Santa Cruz, de la administradora de edificios Casa Grande, indica que si un vecino realiza reuniones hasta altas horas de la noche, perturba la tranquilidad del lugar con el estridente ruido de algún instrumento o realiza alguna situación similar, se debe pedir a un representante de la junta directiva o la administración que se comunique con el vecino ruidoso y apele al manual de convivencia, que por lo general tiene reglas claras sobre qué hacer en estos casos y cuáles son las sanciones impuestas.
(más…)