Los días empiezan a calentar y los deseos de pasar tiempo frente al mar van creciendo. Este es el momento ideal para arrendar una casa de playa, pues a partir del último trimestre del año se van generando las ofertas de alquileres, por lo que es una buena ocasión para iniciar la búsqueda y firmar el contrato.

El abogado Marco Vidal, del Estudio Vidal Zapata Abogados, indica que “legalmente el contrato debe estipular el periodo exacto que comprenderá el arrendamiento y desde cuándo empezará a regir. Generalmente, el arrendador pedirá que se cancele la totalidad del periodo alquilado, puesto que, a diferencia de los inmuebles ubicados en zonas urbanas, estos se arriendan por un periodo más corto”.

Aunque la forma de pago es un acuerdo libre entre ambas partes, lo recomendable es cancelar al momento de la firma una parte del monto total y la parte que falta cuando se ocupe la casa. “De este modo, en caso de incumplimiento, el daño hacia el inquilino sería menor que si hubiera cancelado la totalidad del periodo vacacional”, explica Vidal.

Datos imprescindibles 

La abogada Marybell Jara, del Estudio Linares Abogados, indica que el contrato debe consignar los datos personales de las partes interesadas, como nombres y números de DNI; además, el plazo del contrato y el uso que se le dará al inmueble, la renta acordada (la fecha y la forma de pago) y los datos del bien, como ubicación y partida registral. También se debe señalar si se alquila con mobiliario (si se entrega con muebles, es mejor detallar cuáles son), penalidades para ambas partes en caso de incumplimiento de contrato, si se dará garantía o adelanto, y la forma de devolución y cobro. Asimismo, algunas condiciones que se puedan dar, como la presencia de mascotas, las reglas del condominio (si la casa estuviera dentro de uno) y el horario de reuniones, entre otras restricciones existentes.

El arrendatario puede rescindir el contrato si el bien no se encuentra en las condiciones en que se ofrecieron o con la cantidad de muebles que fueron inventariados; además, cuando se evidencien desperfectos que afecten de manera importante el uso del bien. Por otro lado, el arrendador puede dar por terminado el pacto si le dan al inmueble un uso distinto del acordado y si se incumplen las normas de convivencia, en caso de que se ubique en un condominio.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:,