La capital se ha convertido en una gran urbe, y muchos limeños optaron desde hace mucho por invertir en inmuebles para su posterior alquiler, y así contar con una renta mensual. Y aunque cada vez es más común que los inquilinos cumplan con las normas previstas y acordadas mutuamente, no es tampoco infrecuente que un departamento o casa sea devuelta a su dueño en un estado mucho peor al que se esperaría por el solo paso del tiempo.

Para estos casos está previsto la celebración de un acuerdo de alquiler donde se señala específicamente la obligación por parte del arrendador del pago de un monto por concepto de garantía, el mismo que será retenido por el arrendador, y se determina con referencia al monto periódico que se paga por el uso del bien. Así, esta será la primera medida a tomar respecto a los daños producto de la ocupación por parte de un inquilino. De este monto se extrae aquella porción proporcional a los daños generados por el inquilino, el cual puede ser retenido por el arrendador.

Para Marybell Jara, abogada civil de Estudio Linares Abogados, una segunda medida provisoria será constatar el estado del inmueble previo al acto de entrega. “Un reportaje fotográfico, así como un documento que acredite la entrega del mismo, constatando su estado, resultan elementales para asegurar que los daños que se generen producto de la ocupación del bien sean los que comúnmente se generasen por su uso ordinario”, explica la experta.

 

RESARCIR EL DAÑO

Jara también refiere que, en caso de que el monto pactado como garantía no sea suficiente para cubrir los costos que irroguen los daños producidos al inmueble, y ante la renuencia del inquilino de resarcir los mismos, el arrendador siempre podrá iniciar las acciones correspondientes ante el Poder Judicial o en la vía arbitral, en función de lo establecido en el contrato de arrendamiento.

Quizá la mayor dificultad para obtener el monto necesario para resarcir los daños en el inmueble sea el comprobar que los daños fueron producidos por el inquilino y no por el paso natural del tiempo. “En caso exista conflicto respecto al reconocimiento de la causa de los daños al inmueble, es el arrendador el que tiene que probar la existencia de los daños y la culpabilidad del inquilino, y buscar las pruebas suficientes para convencer al juez de que los daños existen y son por culpa del inquilino”, refiere.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas:,