Los edificios son ecosistemas vivos que cambian, evolucionan y se adaptan al uso y costumbres de sus residentes. Por ello, resulta importante contar con la garantía de que todos los servicios necesarios para el buen funcionamiento del inmueble y la correcta convivencia de los habitantes funcionen de forma apropiada. En ese sentido, el concepto de Facility Management responde a la necesidad imperiosa de asegurar y gestionar el mejor funcionamiento de los inmuebles y sus servicios agrupados, mediante la combinación de personas, espacios, procesos y tecnologías.

Para José Larriviere, Gerente de Facilities Management del Grupo EULEN Perú, el Facility Management es una rama de la llamada Property Management, que se diferencia de la administración tradicional de los edificios, ya que se encarga de no solo de velar por el funcionamiento de los servicios, sino también de gestionar los activos físicos y la infraestructura, permitiendo optimizar la vida útil de los inmuebles, generando ahorros en costos de mantenimiento por volúmenes y atendiendo a los propietarios y proveedores a través de un único canal de comunicación.

“El Facility Management incluye la gestión de locatarios (recaudación de cuotas, facturación individual de servicios, etc.), la administración del presupuesto, la sustentación de gastos ante la junta de propietarios y el reporte de KPI's mensuales sobre los hechos más relevantes de la administración para la mejor toma de decisiones”, explica Larriviere.

POR SERVICIOS

Dentro de la gestión de los edificios, son los servicios aquellos suelen dividirse en hard services y soft services. Los primeros incluyen tareas como asegurarse de que el aire acondicionado funcione de forma eficaz y segura. En cuanto a los soft services, encontramos actividades como asegurarse de que se haga la limpieza de forma regular o controlar el trabajo de los contratistas, como gasfiteros o electricistas.

Para Larriviere, la mayor virtud de un buen Facility Manager es la de mantener controlados todos los aspectos del mantenimiento de las áreas comunes (ascensores, cisterna, iluminación, seguridad, recepción y/o conserjería y limpieza principalmente), con cronogramas al día y proveedores homologados para atender emergencias 24×7.

“Un buen administrador es aquél que hace mucho, pero se ve poco. Sin duda deberá tener conocimiento técnico para brindar un primer diagnóstico de problemas cotidianos y solucionar los temas menores. Además, deberá tener una enorme empatía con los usuarios para facilitar las interacciones”.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas: