Más allá de transportarnos a mundos diversos y nutrirnos intelectual y espiritualmente, los libros pueden ser excelentes elementos de decoración. Todo es cuestión de jugar con los colores, tamaños y grosores, para construir un ambiente divertido y con un aire elegante y personal.

Para Lara Martínez, decoradora de interiores, lo importante a la hora de lanzarse a decorar con libros es agruparlos, ya sea por su tamaño o color. De lo contario, el espacio se puede sobrecargar y dar un aspecto de desorden. “Si uno se decide a agrupar por colores, deberá jugar con el protagonismo de los tonos cromáticos. Para ambientes elegantes convienen los tonos fríos y neutros como el blanco, el negro y los grises, mientras que para estancias más alegres, serán los tonos pasteles lo más indicados” explica Martínez.

Otra forma de agruparlos es mediante el tamaño. De esta forma, se puede forman pilas de libros en la mesa de centro de la sala o sobre los estantes. Otra tendencia es la de utilizar los libros en vez de fotografías o cuadros, y exponerlos en una vitrina abierta de forma que las portadas queden visibles. Esto suele funcionar muy bien en libros de gran formato de diseño, música o arquitectura, pues poseen portadas llamativas y llenas de color. Existen opciones más arriesgadas como formar cuatro pilas de libros y sobre ellos colocar un vidrio, a modo de mesa.

Para la experta, existen intervenciones más pequeñas como colocar un libro abierto en la mesa del recibidor, atar ediciones antiguas de libros y colocarlos sobre mesas auxiliares o sencillamente usar libros como posavasos. Además, los libros pueden servir como pequeños pedestales de macetas o floreros. “Una opción sencilla y divertida es utilizar separadores de libros. Existen opciones muy creativas que permiten crear espacios de decoración con pocos libros, dispersos en todos los ambientes de la casa”, explica.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas:, ,