Voiced by Amazon Polly

Una de las ventajas de las hierbas aromáticas es que suelen crecer muy bien en espacios interiores, por lo que son ideales para tenerlas en la cocina. Se deben mantener regadas y abonarlas cada dos o tres meses. Siempre es necesario retirar las hojas muertas y maltratadas. Entre ellas están el tomillo, la hierbaluisa, el toronjil, la menta y el orégano. Cada uno con aromas diversos, y que más allá de aportar color, servirán para nutrir diversos platos.

Para espacios como una sala, un comedor o un recibidor, se puede agregar un aromatizante natural en base a algún aceite o unas velas. En este caso, se deberá tener cuidado en no colocar olores estimulantes en el dormitorio, o relajantes para una zona de trabajo como un despacho o sala de estudio. Así, un recibidor deberá tener una fragancia fresca y hospitalaria, como aquella proveniente de la lavanda o la menta. La sala, en cambio, deberá tener olores estimulantes, pero que al mismo tiempo favorezcan la relajación. Para ello, fragancias como el pino o el limón son buenas opciones.

De la misma manera, la manzanilla pude calzar perfectamente con el dormitorio, y los aromas del geranio y el árbol de té son ideales para los baños, donde deben primar los olores amables pero a la vez intensos.

Por último, para aromatizar de forma natural el comedor o una sala de estar, se puede recurrir al uso de las flores. Las rosas, la lavanda, el jazmín o las orquídeas pueden convertirse en elementos que aportarán color, olores agradables y una sensación de bienestar y contacto con la naturaleza.

DATOS:

  • La menta, el romero y la lavanda sueltan su aroma cuando se tocan.
  • También es posible crear aromatizantes naturales colocando clavos de olor en una
    naranja o sujetando ramas de canela a unas velas sin olor.
  • Se debe tener en cuenta que la calefacción y la falta de ventilación perjudican el
    crecimiento de las hierbas culinarias.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas:,