Los floreros son un elemento esencial, sobre todo por su funcionalidad al adaptarse a diferentes estilos. Así, la elección de uno o varios para complementar la decoración será fundamental para darle un toque de personalidad a cada espacio.

La diseñadora de interiores Carolina Torres recomienda tener en cuenta la función que tendrá el jarrón; aquellos destinados a contener plantas y flores coloridas deberán ser de cristal o colores neutros para no competir entre sí, mientras que los recipientes con figuras más esculturales podrían contener flores o plantas más sencillas. Las opciones son casi infinitas: desde jarrones de barro rústico, floreros tradicionales chinos, recipientes hechos de fibras naturales, botellas recicladas, frascos de perfume y hasta jarras de lata o metal.

“Actualmente lo más utilizado son jarrones de cerámica rústica, metales o de formas alargadas y novedosas. Sin embargo, es importante entender que un jarrón normalmente no deberá ser el protagonista, sino un gran actor de reparto” explica Torres.

Aunque la experta asegura que existe una tendencia de jarrones más elaborados, que funcionan como pequeñas obras de arte, los diseños clásicos continúan siendo una opción inevitable a la hora de implementar una decoración más tradicional. “Los floreros de cristal lisos y sin relieves son una opción perfecta para ramos coloridos naturales, al tiempo que configuran una gran alternativa para una decoración minimalista y poco recargada. A su vez, los jarrones de porcelana china darán un aire de elegancia y calidez, y deberán colocarse en un rincón donde se luzcan como objetos importantes dentro de toda la decoración”.

DATOS:

– Los floreros más sencillos son una excelente opción para colocar flores de tonos encendidos o de gran formato.

-Una alternativa de disponerlos es agruparlos por características similares, ya sea por materiales, color u estilo.

-Estos recipientes siempre serán una buena idea para destacar un rincón, una mesita o alegrar un ambiente.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas:,