Voiced by Amazon Polly

Si los niños son de edades similares y del mismo género, es ideal elegir un color neutro como el blanco el gris para las paredes. Se pueden agregar detalles como luminarias, butacas o mesas de noche en tonos más intensos como el amarillo y el rojo. Adicionalmente, una alternativa es buscar un tema o concepto en común para los ocupantes de la habitación. Por ejemplo, pueden ser motivos de superhéroes o deportistas.

Otra opción en el caso de que la habitación permita dos camas individuales (una al lado de la otra o en forma de L), es utilizar colores diferentes para separar los ambientes de cada uno. Además, el estilo de los ocupantes puede aplicarse en la ropa de cama o en las cabeceras. También es recomendable usar las paredes como medio creativo agregando repisas, viniles, fotos o pintura pizarra.

Para la decoradora de interiores Luz Marina Hermoza, en el caso de dormitorios pequeños, lo primero es buscar la funcionalidad y el aprovechamiento del espacio. Los niños necesitan espacio para jugar y estudiar, por lo que una buena alternativa es optar por camas compactas o camarotes. Incluso, con esta opción será posible generar un espacio de trabajo.

También es importante contar con cestos medianos y grandes para guardar juguetes, elegir pisos laminados pues son fáciles de limpiar, y si se prefiere una alfombra, es mejor elegir una antialérgica o usar sólo un pie de cama.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas: