La mesa de centro ocupa un papel importante en la sala, pues es un elemento estético y funcional. Las arquitectas Claudia Weis y Shirley Encarnación te dan las pautas para que elijas el modelo que vaya mejor con este ambiente.

Al momento de adquirir una, debes tener en cuenta el tamaño de esta zona social. En un espacio pequeño (de entre 4 y 6 m2 ), se aconseja ubicar una mesa redonda de 30 a 40 cm de diámetro, pues así el lugar se percibirá más espacioso, cuenta Weis. Si optas por una cuadrada, debe medir 35 cm por lado.

De tener un área mediana, de entre 10 y 12 m2 , puedes darle movimiento al espacio colocando dos mesas redondas. Una puede tener 40 cm de diámetro y la otra 85 cm. Se aconseja que tengan distintas alturas, como mínimo 5 cm de diferencia entre ellas, para generar un efecto de movimiento. Para una sala grande, de 25 a 30 m2 , puedes optar por mesas que midan 1 m x 70 cm.

El material ideal

En cuanto a los materiales, si deseas proyectar amplitud, inclínate por los modelos de vidrio o los que tengan un tablero de este material.

También puedes lucir uno de madera clara (como el pino u olmo) y con base o patas delicadas y sencillas, que pueden ser del mismo material o de metal. La ventaja de la madera es que brinda una sensación de calidez.

Las piezas hechas de madera oscura y tallada –como las Luis XV– o de metal dorado están pensadas para lucirse o incluso ser el centro de atención, por lo que se adecúan a recintos amplios.

La arquitecta Shirley Encarnación refiere que si buscas un modelo industrial, puedes inclinarte por una piezas con estructura de hierro al natural o pintado de negro. Colócale un tablero de vidrio para un look más acogedor, y uno de vidrio para una tendencia más moderna. De buscar algo más escandinavo, la mesa debe ser de madera clara.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:,