Voiced by Amazon Polly

La diseñadora de interiores Lara Martínez recomienda que el sofá deberá tener de largo por lo menos 90 cm menos que la pared sobre cual se apoyará. De esta forma, el mueble no recargará la sala y al mismo tiempo se podrá tener lugar para unas mesas auxiliares a cada lado.

Se puede optar por un sofá en L, ideal si la sala es un ambiente muy concurrido. Si el espacio es pequeño, se puede usar una pieza de líneas sencillas, respaldar bajo y patas altas que lo hagan lucir ligero y permitan la continuidad visual del piso. Según las medidas del área se puede probar con uno de dos plazas y unos pufs.

Martínez asegura que al sentarse en un sofá es ideal que las caderas nunca estén más abajo que las rodillas, pues ello generará incomodidad al levantarse. De la misma forma, el fondo del sofá deberá tener entre 85 y 90 cm. Es importante tomar en cuenta que la mesa de centro deberá colocarse a unos 40 cm de distancia del mueble y las mesas auxiliares a unos 20 cm.

Entre los materiales más comunes está el algodón, el chenille, el cuero y la microfibra. El primero aportará calidez y el segundo un tacto aterciopelado. El cuero, en cambio, dotará al espacio de elegancia y modernidad. Por último, la microfibra es un material de fácil mantenimiento y limpieza.

Datos:

1. Se pueden crear combinaciones audaces a través del color y los materiales. Si en el
ambiente predomina un tono, los cojines pueden ser el punto de contraste.

2. Para que los muebles no dañen el piso al moverlo es recomendable colocar unos
protectores de fieltro en las patas.

3. Los sofás con respaldo bajo lucen modernos y son convenientes en espacios
reducidos, pues lucen más ligeros.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas:,