Las mesa de centro están entre los elementos más gravitantes en la decoración de una casa. En parte por ser un complemento indispensable, funcional y finalmente por su ubicación estratégica y privilegiada: el centro de las miradas de la sala.

Por ello, a la hora de elegir una mesa de centro debemos tomar en cuenta ciertos detalles para que luzca como se debe. Para ello, la decoradora de interiores Sofía Crescitelli refiere que antes de elegir un modelo en particular, es necesario tomar en cuenta dos puntos importantes: las medidas y materiales.

Para Crescitelli, el material más adecuado para la mesa será aquel que combine diseño, funcionalidad y que aporte en la estética de la casa. El cristal, por ejemplo, es un material que genera ligereza visual y ayuda a no sobrecargar el espacio, aunque no será el material más adecuado si hay niños en casa. Por otro lado, la madera aportará calidez pero podría resultar resultar algo pesada. Otra opción es el mármol, que da una imagen de solidez y estilo tradicional. Adicionalmente, existen otros materiales sintéticos que aportan diseño y ligereza y son de fácil mantenimiento.

En cuanto al tamaño y medidas, lo ideal es que la longitud de la mesa no sea inferior a la mitad del sofá, a fin de que la mesa no se vea demasiado pequeña. Si la sala es pequeña, de alrededor de 8 m2, la mesa no debe exceder un área máxima de 70 cm de ancho x 1,20 m de largo, para que el lugar no luzca demasiado apretado. Si en cambio se cuenta con una estancia amplia, el tamaño usual para una mesa cuadrada es de 1,10 m x 1,10 cm, aunque pueden haber variaciones. Las mesas circulares clásicas deberán tener una circunferencia de 90cm aproximadamente.

Respecto a la altura de la mesa, lo recomendable es que sea del mismo tamaño del sofá, aproximadamente unos 40 o 50 cm. Por último, lo ideal es dejar entre el sofá y la mesita una distancia de 60 cm para pasar con comodidad.

Datos:

  • Si se busca un modelo clásico, se puede optar por uno de madera oscura (cedro o caoba) y con bordes y patas torneadas, o trabajadas en marquetería.
  • Las mesas blancas también se usan en espacios reducidos porque lucen ligeras y no recargan el espacio.
  • El mármol en el tablero y el acero en las patas otorgan una mezcla de elegancia y modernidad.
Etiquetas:,