Voiced by Amazon Polly

El reciclaje se ha convertido en una tendencia global que busca disminuir la cantidad de desechos y uso de materias primas, así como alargar la vida de los objetos. Pero más allá de un uso responsable de nuestros residuos, el reciclaje puede convertirse en una gran alternativa de decoración, a partir del uso de muebles y artículos antiguos.

Los objetos tienen historia y personalidad. Por ello, podemos aprovechar aquellos muebles u objetos olvidados para darle un nuevo brillo a la casa. Para Cristal Raygada, decoradora y directora de arte, “lo más importante para generar ambientes llenos de actitud es reconocer elementos altamente potenciales, como por ejemplo una mesa de coser de la abuelita que bien puede transformarse en una cálida mesa para la sala. Es cuestión de enmarcar cosas del pasado y familiares como piezas de arte o también se pueden utilizar marcos antiguos”.

Las opciones son infinitas. Se pueden adaptar las maletas viejas como mesas de noche, o transformar –con una mano de pintura pastel– una puerta de madera en una mesa de centro o cabecera de una cama. Las tinas de hierro también podrían ser una hielera distinta y vintage. Incluso una pieza antigua funcionaría perfectamente en el baño si se le agrega un tablero resistente a la humedad.

Más alternativas: una bicicleta vieja puede servir como el soporte de una mesa o colgador, una escalera de madera puede ser la base para hacer una estantería o una vieja lámpara tendrá un look moderno con una tela nueva. Si no es posible contar con muebles antiguos, las cajas de frutas son una buena opción. Solo es necesario pintarlas y apilarlas a manera de estante o mesa de centro. Lo mismo con los pallets, que servirán como mueble rústico sobre el cual poner un colchón o sofá. Solo hace falta pintarlos de crema o blanco y se convertirán en un elemento que inspire frescura y calidez.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas:,