El cambio de costumbres y hábitos en las personas ha cambiado por completo el entorno familiar. Empezando por el lugar donde habitan. Los ambientes se integraron y la luz natural se convirtió en un factor primordial para conseguir espacios diáfanos, amplios y abiertos. Dentro de estos cambios, las cocinas comenzaron a tener un rol más protagónico. Cambió el concepto de la cocina como un espacio obligatorio y con un fin específico y pasó a ser un área fundamental tanto en el diseño como en la funcionalidad del hogar. De ser cerradas, pasaron a ser abiertas e integradas con la sala o el comedor. Lo que en un momento fue un recurso para departamentos pequeños para dar mayor amplitud, hoy se ha convertido en toda una tendencia que busca convertir a la cocina en el centro de la vida familiar.

Además de otorgar más luminosidad y espacio, las cocinas integradas sirven para integrar a todo aquél que se encuentre dentro del espacio común de la casa. Pero antes de pensar en tumbar una pared y acondicionar una cocina abierta, es importante tener ciertas consideraciones. Para la decoradora Susana Malagón, lo primero será entender las dimensiones y características del espacio que se pretende intervenir. “En el caso de cocinas amplias, lo más apropiado será dejar el tablero o barra como separador, construyendo una pequeña ‘isla’ integrada visualmente al resto de la casa”, explica.

Malagón explica que, para el caso de una cocina abierta al salón con isla, habrá que tomar en cuenta las distancias. Es decir, se deberá calcular el espacio necesario para trabajar sobre el tablero, teniendo en cuenta que otras personas puedan moverse libremente, abrir cajones o cómodas. “La recomendación es dejar, al menos, 120 o 130 centímetros entre la isla y las superficies de alrededor. Si la idea es que la barra o isla funcione también como un comedor de diario, deberás considerar unos 60 centímetros extra para poder sentarse con tranquilidad”, comenta Malagón.

TIP DE DECORACIÓN:
“En espacios más reducidos lo común será que el tablero y lavadero se encuentren empotrados contra la pared, en cuyo caso será importante poner una mesa grande para dividir los espacios”.
Susana Malagón
Decoradora

LISTA DE COMPRAS:
1.- candelabro para vela de té Ring. S/66 en BoConcept.
2.- Vajilla de vidrio marino. S/79 en Zara Home.
3.- Banco de Bar Ronden. S/249 en Falabella.

¡HAZTE FAN DE URBANIA AQUÍ!

Etiquetas:,