Alquilar tu vivienda de playa en los meses de verano es una manera de tener un ingreso extra; sin embargo, te expones a que tu inmueble y lo que haya dentro de él sea maltratado. “Cuando se trata de arrendamiento, siempre existe el riesgo de que el arrendatario no cumpla sus obligaciones, sobre todo las relacionadas con el pago puntual del alquiler y el cuidado del inmueble”, refiere la abogada Rossana Natteri, del Estudio Olaechea.

Aconseja que, para disminuir los riesgos, verifiques el historial crediticio de tu futuro inquilino a través de centrales de riesgo como Infocorp; solicites antecedentes penales y policiales; asimismo, pidas referencias personales a sus antiguos arrendadores.Igualmente, sugiere que visites la propiedad si sospechas que se está haciendo mal uso de ella, pero sin dejar de avisar previamente al inquilino.

Por escrito

Natteri recalca que es aconsejable que el contrato incluya una cláusula de responsabilidad por daños y las penalidades correspondientes.

“También es usual introducir una cláusula resolutoria expresa para que, en caso de incumplimiento, el arrendador pueda resolver el contrato y solicitar el cumplimiento de las obligaciones a cargo del inquilino”, señala.

Por su parte, Marco Vidal, del Estudio Vidal Zapata Abogados, recomienda que se cobre garantía al momento de alquilar la propiedad, dado que esta servirá para resarcir los posibles daños al inmueble o al mobiliario que puedan ser ocasionados por el arrendatario.

Si el costo de las reparaciones excede el monto abonado como garantía, se debe solicitar la cantidad restante al inquilino. Si este se niega a pagar, se deberá llevar el caso por la vía judicial.

HAZTE FAN DE URBANIA…

Etiquetas:,